Como hemos cambiado!! De empresas viables a empresas invertibles.

En el año 2007, empezamos a colaborar en el diseño y organización de Foros de Inversión en un ecosistema emprendedor regional, como es el de Extremadura. Un ecosistema singular, con unas condiciones particulares, pero en esencia similar al de cualquier otro territorio de nuestro país.

Las cosas han cambiado radicalmente en estos diez años. 

Precisamente en estos días, la Comisión Europea celebra el 30 aniversario de la incorporación de España a la UE y muestra, con la campaña comohemoscambiado.eu, la evolución de los españoles desde esa fecha hasta hoy. 

Nuestro ecosistema emprendedor / inversor ha sufrido, de igual forma, una transformación radical.

Los promotores de los proyectos que acudían a estos foros de inversión, eran emprendedores “tradicionales” con modelos de negocio innovadores que buscaban financiación “tradicional” – principalmente de entidades financieras – y en algún caso excepcional de entidades de capital riesgo. 

Eran, en definitiva, negocios viables, con una importante capacidad de generar ingresos, suficientes para pagar el crédito, las nominas y a los proveedores.

Sin embargo, como consecuencia de la crisis financiera y del desarrollo de modelos de negocios en internet, en estos últimos años han aparecido nuevas formulas y agentes de inversión que han revolucionado el panorama inversor.

Nos hemos familiarizado con términos como Business Angeles, Tech Angels, Crowdfunding, Fin Tech etc. La figura del inversor ha cambiado. Hablamos de un nuevo perfil: grandes empresarios, principalmente del mundo de internet, que han dado el salto a la inversión tras una fulgurante carrera empresarial y, en muchos casos, tras una gran venta (exit) de su empresa a un grupo internacional.

Son figuras mediáticas que triunfan en congresos y foros con sus charlas; aparecen en revistas digitales y crean tendencia con sus opiniones; en definitiva, auténticos “Influencers” como Luis Martín Cabiedes, Carlos Blanco, Nicolas Luca de Tena, José Luis Vallejo, José del Barrio y un largo etcétera.

Estos inversores (todos, incluidos los Venture Capital) se guían por un mismo código: buscan proyectos con un alto potencial de crecimiento, buscan negocios invertibles, modelos de negocio capaces de generar ingresos de forma mucho más rápida de lo que crece su estructura de coste y que permitan un retorno de la inversión rápido; si puede ser en dos años, mejor que en cinco.

Tal y como indicaba Luis Martin Cabiedes en una reciente entrevista:

“Como el 80% de los proyectos salen mal, necesito que el 20% que sale bien me compense los malos. De manera que necesito focalizarme en proyectos que sean muy escalables, que tengan una capacidad de crecimiento extraordinario. Y necesito poder salir.”

Por eso los inversores huyen de las empresas o de los proyectos viables ya que es bastante probable que este tipo de proyectos adquieran un “estado zombie”: los promotores mantienen la empresa abierta con un nivel de facturación aceptable que le permite pagar las nominas y afrontar el día a día, pero que hace improbable que los inversores tengan el retorno esperado. No olvidemos que el objetivo de un inversor no es la inversión, sino la desinversión; o lo que viene a ser lo mimo, recuperar el dinero invertido y obtener una rentabilidad interesante en el proceso.

No podéis perderos, si queréis poneros en la piel de un inversor, la clase magistral de Luis Martín Cabiedes en la Universidad Pompeu Fabra. Da igual que sea de finales de 2014, es brutal!!

Para terminar un pequeño consejo, no te obsesiones con buscar y convencer de lo maravillosa que es tu empresa a un inversor; obsesiónate con buscar y convencer a los clientes de lo maravilloso que es tu producto.

En Smartmee nos gusta definirnos como growth angels, ya que aportamos nuestros recursos para el crecimiento de las startups, en una relación de partners y compartiendo el riesgo.

 

Fernando Ovilo
CEO de Smartmee

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*